octubre 14, 2008

Jefatura de Estado Mayor del Ejército Nacional, declaró que Piloto del Presidente fue cancelado. Ex-Jefe de la Marina Pregunta

Posted in Politica a 1:55 pm por 180sur

El lunes 6 de octubre, Rafael Núñez, director de Prensa y Publicidad de la Presidencia de la República, confirmó la cancelación del Teniente Coronel Piloto, Harold Manzano García. En sus declaraciones, no dijo las causas de la cancelación y por algunas contradicciones que hubo en sus expresiones, dio más crédito a muchas conjeturas que se han estado haciendo desde que se supo de este hecho, que a las razones atribuidas por el mando militar al retiro inesperado de este oficial de las filas de las Fuerzas Armadas. A Manzano García, quien se encontraba en el exterior, se le requirió presentarse al país para que hiciera entrega de propiedades a la institución que pertenecía (Ejército Nacional), lo cual hizo a los pocos días partiendo de nuevo a los Estados Unidos. La cancelación se produjo el pasado día 30 de septiembre.

El vocero presidencial dijo que Harold Manzano García “no era militar”,  que era “un asimilado con rango de Coronel”, que “ocasionalmente piloteaba el helicóptero del Presidente”, que el Ejército lo estaba poniendo en retiro por “una resolución” y que fue cancelado por “orden del Secretario de las Fuerzas Armadas”. En esas explicaciones hay varias contradicciones  que en vez de aclarar los hechos, crearon más desconcierto en torno a la cancelación de este oficial superior del Ejército Nacional.

Lo primero que hay que decir es que Harold Manzano García, sí era militar. En el momento de su cancelación no era Asimilado Militar. Esta designación se otorga a trabajadores civiles adscritos a los cuerpos militares para hacer labores donde no se requiere personal militar profesional (Art. 29 de la Ley Orgánica de las Fuerzas Armadas. Ley no. 873 del 1978). No existen asimilados con rango de coronel como dijo el vocero del Palacio Nacional. Se es militar o se es asimilado y Harold Manzano García era militar.

Otra contradicción es que tanto las cancelaciones como los nombramientos de un oficial de las Fuerzas Armadas, no se hacen por Resoluciones u otras disposiciones del Secretario de las Fuerzas Armadas ni del Jefe de la Institución militar a que pertenezca el afectado, las realiza el Poder Ejecutivo cuando les son recomendadas. Los jefes de instituciones a través del Secretario de Estado de las Fuerzas Armadas, son quienes hacen las recomendaciones al Presidente de la República, quien debe decidir sobre la solicitud. Esto se establece claramente en el Artículo 202 de la Ley Orgánica de las Fuerzas Armadas; La cancelación de un oficial solo se hará mediante recomendación solicitada por el Secretario de Estado de las Fuerzas Armadas al Presidente de la República…

Si partimos que a través de este procedimiento cursado por la Secretaría de Estado de las Fuerzas Armadas, es que se recomienda una cancelación al Poder Ejecutivo, se debe concluir que en el Palacio Nacional siempre conocerán las causas por las cuales se producen y que es incorrecta la afirmación de que en este caso se hizo por una Resolución del Jefe del Ejército Nacional.

El día 7 de octubre, la Jefatura de Estado Mayor del Ejército Nacional, declaró que Manzano García fue cancelado porque “no cumplía con el rigor que exigen nuestras normas internas” y “violaba el Artículo 173 de la Ley Orgánica de las Fuerzas Armadas”. Este Artículo establece las condiciones en las cuales el Secretario de Estado de las Fuerzas Armadas, puede otorgar permisos y licencias a los militares activos para que puedan viajar al exterior; consigna también la obligación de informarlo al Poder Ejecutivo.

La información que existe es que, hasta su cancelación, Manzano García estaba haciendo un curso en los Estados Unidos para capacitarse en la operación de una aeronave más moderna que sería adquirida por el Estado. Si esto era así, no pudo ser cancelado por ausentarse indebidamente del país, como se sugiere en la información dada por el Ejército Nacional, ya que es obvio que esos estudios y su ausencia del país estaban autorizados por las Fuerzas Armadas.

El Artículo 200(Acápite 4) de la Ley Orgánica de las Fuerzas Armadas, establece que “las separaciones del servicio activo de oficiales, cadetes y guardiamarinas, se producirán por cancelamiento de su nombramiento, por faltas graves debidamente comprobadas”.¿Cuál fue esa “causa grave” que motivó la cancelación de este oficial?

Si la indisciplina fue por exceder las vacaciones, licencias y permisos que sugiere el Jefe del Ejército Nacional al mencionar el Artículo 173, se trataría de una falta, a cuya gravedad se llega cuando el exceso en el disfrute de estas salidas se constituye en Deserción (se produce cuando la ausencia se mantiene después de un tiempo determinado de estar vencida las vacaciones, permisos o licencias). Sin embargo, este no fue el caso, ya que cuando se producen deserciones, está previsto el arresto de quien las comete cuando se presenta a su recinto y Manzano García vino al país y eso no se produjo. Además, por la razón explicada, es improbable que estuviera en el exterior haciendo un curso para pilotar una aeronave del gobierno, sin tener su autorización.

Si por contradictorias e infundadas, descartamos las argumentadas por el vocero del gobierno y la que da el mando militar, sin mucho esfuerzo se pueden asumir como válidas, informaciones publicadas por algunos medios de comunicación que encajan mejor con los hechos confirmados. De este modo, aunque hipotética, se puede armar una versión más creíble sobre esta cancelación.

De Harold Manzano García, se sabe que es muy buen piloto. Trabajó en esa profesión para los ejecutivos del Central Romana y con el grupo del Banco Popular. Fue ingresado como Asimilado Militar de las Fuerzas Armadas pero luego se le concedió la condición militar ascendiendo en muy pocos años hasta Teniente Coronel del Ejército Nacional. Formaba parte del 1er. Escuadrón de Caballería Aérea de ese cuerpo militar, del cual fue uno de sus fundadores y solía fungir  como piloto del Presidente de la República junto a otros dos pilotos.

A través de diversos medios de comunicación, la semana pasada circulan insistentes versiones de que el Teniente Coronel Harold Manzano García, después de movilizar un helicóptero sin el permiso correspondiente, fue sorprendido por un equipo de la DNCD, con un cargamento de drogas en esa aeronave en un lugar del sur del país. Las versiones dan detalles precisos del operativo, aunque no explican la fecha ni el lugar.

Luego de ese incidente, Manzano García sería enviado a los Estados Unidos “para enfriarse”(no tengo la fecha de su salida), sin embargo, posteriormente se decidiría su cancelación en razón a la gravedad del hecho al cual no se le daría publicidad debido a que dejaría explícita la expansión del narcotráfico hasta el entorno del mandatario. Esto explicaría las contradicciones e imprecisiones de las versiones oficiales que se han dado sobre el caso.

Los rumores también refieren que Manzano García estuvo involucrado en el área de Montecristi en una operación similar a la que se realizaría en el Sur del país y que fue suspendido como piloto del Central Romana porque se les comprobaron vínculos con el narcotráfico.

Todos estos rumores pueden ser perversidades inventadas por cualquier razón, difundidos con el propósito avieso de hacer un daño, pero también podrían contener la verdad parcial o total de lo que ocurre.

Según versión de su tío Nelson García, su sobrino Harold, no pilotaba “ocasionalmente” el helicóptero del presidente, sino que era, junto a los coroneles Payans Díaz y Lagrange Madera, “el capitán del presidente”, planteando que era piloto regular de uno de los helicópteros que acostumbra utilizar el mandatario. También dan testimonios de la honestidad de Harold, su madre Sonia García y su Esposa Evelyn Vázquez, quienes el día 11 dirigieron una carta al Presidente de la República y al Secretario de Estado de las FFAA, solicitando que se aclaren las causas de la cancelación de su hijo y esposo.

Si Harold Manzano García no ha estado involucrado en ninguno de estos hechos, y su cancelación de produjo por una causa que no compromete su honor, el gobierno debe dar una explicación precisa para despejar dudas sobre la integridad moral de este hombre y documentar mejor a la población que ya se hace eco de versiones que  pueden ser producto de una mentira que perjudica el nombre y el honor de una persona y su familia.

La ambigüedad y la imprecisión de las declaraciones oficiales, incrementa la incredulidad que lleva a crear otras versiones donde se confunden hechos reales con informaciones no confirmadas. El resultado es la confusión general sobre lo acontecido.

Ocultar la realidad obliga a la tergiversación de los hechos y al daño inmerecido a una persona que puede resultar inocente. La razón política que se tenga para ocultar una verdad no puede sobreponerse al honor de una familia o al derecho que tiene la sociedad para estar bien informada.

La falta de información precisa, alimenta el rumor y la distorsión de los hechos, pero al mismo tiempo, incita a la búsqueda de la verdad y esto, regularmente culmina exitosamente. La mentira y el engaño, nunca prevalecen. No son suficientemente sostenibles como para imponerse permanentemente. Es mejor decir la verdad.

Escrito por….

Eurípides A. Uribe P.
Ex-jefe de la Marina de Guerra. Escritor. Licenciado en Ciencias Navales. Estudiante de derecho.
uribe2010@yahoo.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: